“La radio llega a las personas en su intimidad. Es una relación de persona a persona, que abre todo un mundo de comunicación tácita entre el autor-locutor y el oyente.”

M. McLuhan, 1968.

Las historietas y comiquitas

<<La historieta forma parte de los componentes culturales básicos de una parte tan importante de la sociedad como es la juventud, que lo utiliza como medio expresivo por excelencia, junto a manifestaciones como los pósters, la forma de bailar, el atuendo y el maquillaje, el sentido de la fiesta, etc.

A través de la historieta, el joven (y el adulto) está en condiciones de transmitirnos un conjunto de ideas, unas formas de concebir el mundo y la vida que, cuando menos, reflejan de modo preciso las evidentes contradicciones y vacíos en que se desenvuelven nuestros flamantes sistemas sociales, denunciando todo lo que pueda conducir a la injusticia, la desigualdad o la deshumanización y planteando interrogantes llenos de lucidez y sentido crítico.Indudablemente, no toda la historieta  <<profesional>> que se hace y se publica hoy en día en este país sigue las pautas planteadas en el párrafo anterior.  Como cualquier otro medio, la historieta está condicionada por unos imperativos comerciales a los que, en muchas ocasiones, se tiene que plegar, distorsionando sus contenidos y sus formas y convirtiéndose, por tanto, en objeto de consumo comercial y alineación cultural, tanto en su vertiente conservadora y reaccionaria en su vertiente pseudoprogresista.  Por eso es necesario que surjan otras vías para un uso educativo de la historieta, no necesariamente vinculadas a la relación producto-mercado>> Pedro SÁEZ: Medios audiovisuales y animación, pág. 35-36. Ed. Marsiega).